Seleccionar página

Hoy es un día de La Historia de…

Y nos va a contar su historia en primera persona Celia una mamá soltera por elección que derrocha optimismo y fuerza. Es así, como la vais a leer.


Mi hija nació el 27 de agosto del 2012 pero era una prioridad desde mucho antes. Desde que soy capaz de recordar, ser madre era mi Plan A y serlo, además, sin pareja. Diría que madre sola pero nunca me he sentido más acompañada.

Mi familia siempre supo mi deseo. No hubo sorpresa cuando hablamos que había llegado el momento. Después de unos años fuera, volvía a mi país, me asentaba y me disponía, sin la menor duda, a formar mi familia. Mi familia me llenó de fuerzas, me inundó de amor y convirtieron los nervios de una IAD (Inseminación Artificial de Donante) en puro optimismo.

Recuerdo la tarde de octubre cuando mi padre me enseñó un montón de papeles que había impreso: “Cuando quieras, vamos”… y fuimos. Y así conocí a la gran doctora (y mejor persona) Elena Pau Espinosa. Intuí que sería ella la que trabajaría conmigo por mi sueño.

El 29 de diciembre del 2011, desbordada por la emoción, descubría que iba a ser madre y poco más de 38 semanas después nacía Vera para llenarlo todo, y a todos, de vida.

vera

Podría inventarme algo que hiciera de mi maternidad un proceso heroico pero mi camino como madre hasta ahora ha estado lleno de belleza, generosidad y aprendizaje (además de bibes, pañales, muchos cuentos e infinitas risas). Mis padres nos dan la mano y acompañan en todo. Caminan con nosotras con una generosidad y una entrega que admiro.

celia-y-vera-01

celia-y-padres

Entonces viene la eterna pregunta ¿qué le vas a decir cuando te pregunte?

La verdad. Siempre la verdad. Es más, hace tiempo que la sabe. Hace tiempo que mi hija se ríe cuando cuenta: “Yo no tengo papá” y añade rápidamente: “pero tengo un yayo que es mi héroe, una yaya que me cuida muchísimo. Tengo a mis tíos Jaime y Patri que siempre juegan conmigo, a mis tíos de Gandia que me miman un montón, a mis tíos Mamen y Pepe que ríen conmigo a cada rato… a mis tíos de Aldaia, que me dan unos abrazos enormes…a tía Mjo, Paula, Raúl…que me enseñan jugando…a Marcos, que siempre me da la mano para caminar, a mi tía Patricia, que me cuenta las mejores historias y así un largo etcétera que nos hace olvidar que toda esta enumeración venía porque “no tengo papá” ¡Qué aburrido decir lo que no tienes pudiendo contar lo que sí tienes!

familia-celia-vera

¿Y en cole?¿Y si te dicen algo en el cole? Pues en el cole más de lo mismo… No crío a mi hija para que no le digan nada sino para que sea fuerte. Yo no puedo ahorrarle los problemas que puedan causar los prejuicios pero sí enseñarle que ni todos somos iguales ni todos, afortunadamente, pensamos de la misma manera…y que por cada persona que nos critique, habrá cien que defiendan ,disfruten y admiren la diversidad. Y eso es, en definitiva, lo que cuenta. Los prejuicios, como la belleza, están en los ojos del que mira… por suerte, la mirada de mi hija mantiene la pureza del amor más incondicional.

vera2


A mi me encanta Celia, desde la primera vez que hablé con ella me transmitió lo feliz que era con su hija y su familia, parte fundamental de su vida. Para ella ser madre soltera no fué una decisión que tuviera que tomar sino que estaba en su pensamiento desde siempre.

Cada familia, cada mujer, tiene una experiencia propia. Espero que haber leido hoy a Celia te haya llegado de algún modo.

Un abrazo,

Isabel.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar