Hoy vuelve al blog Belén Piera para darnos algunas pautas de cómo contar a tu hijo o hija que su padre no quiso ejercer la paternidad y se fué después de quedarte emparazada o ya una vez nacido el bebé.


Lo primero, es tener claro que se lo queremos contar, ya que es un tema que le va a surgir a lo largo de su vida muchas veces, y se puede enterar por otras personas del entorno, o imaginar cosas que no son.

Hay que tener en cuenta, que muchas veces, lo que no se nombra y es tabú, es porque sentimos vergüenza de ello, y aunque no sea este el caso por parte de la madre, el o la niña puede percibirlo de esta manera.

Se debe tratar con naturalidad, de forma sencilla y clara, poniéndonos físicamente a su altura, con explicaciones cortas y adaptadas a su edad.

La edad ideal para explicar sus orígenes es alrededor de los 3 años. Es aproximadamente a esta edad, cuando lxs peques empiezan a preguntar sobre su papá, ya que conocen otros niños y niñas que sí que los tienen y esto les causa curiosidad.

Aunque esta sea la edad aproximada a la que empezar a explicarles, también hemos de tener en cuenta cuales son sus necesidades, y no empujar su curiosidad. Cuando un/a niño/a hace una pregunta es porque está listo/a para escuchar la respuesta.

Contar la verdad de forma natural genera confianza y seguridad. No es recomendable contarles que no tienen padre o que se ha ido y algún día volverá. Si que tienen un padre que no quiso, no supo o no se atrevió a hacerse cargo de la situación y no sabemos si algún día se interesará o no por su hij@, por lo que no le crearemos falsas expectativas que le puedan crear ansiedad y temor ante una espera que no sabemos si se materializará o no en un futuro.

Se debe evitar hablar de forma despectiva del padre, así como también otorgarle un papel idolatrado.

Es importante explicarles que no todas las familias son iguales, hay que explicarle que hay familias que son diferentes y que de esta forma puedan ver su diferencia como algo normal. Si conocéis diferentes modelos familiares, relacionaros con ellos os facilitará el normalizar vuestra situación.

Contar con el apoyo de cuentos ilustrados que hablen sobre el tema puede ser de gran ayuda y en el caso de no tener claras algunas cuestiones, siempre podéis buscar apoyo profesional para abordarlas.


Como siempre Belén nos aporta ideas de forma clara y concisa 🙂

Ya sabes que si necesitas un cuento para contarselo a tu hijo o hija en eso podemos ayudarte >>> Pincha aquí para crear tu cuento.

Y también te dejo otros posts que igual puedan interesarte.

Si este post te ha ayudado en algo nos encantaría que nos lo contases en los comentarios. Al igual que cualquier idea que te haya despertado al leerlo.

Muchas gracias por estar ahí.

Un abrazo,

Isabel.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar